martes, abril 01, 2008

La sociedad Norteamericana…y su doble moral.

Por Ana Pereyra-CDP-NY-

Cuando vivimos en nuestros países de orígenes y soñamos con venir a Estados Unidos, pensamos que esta es una nación diferente, una especie de Alicia con todas sus Maravillas, cuan equivocados estamos!

Nos han vendido la idea de que América es el paraíso sonado, un Disnea Word en nuestros sueños imaginario queda corto ante lo desconocido.

Acostumbrados al tráfico de influencia, a los políticos corruptos y mentirosos y al racismo, aunque tengamos el negro detrás de la oreja, no podemos concebir, que en el país de las oportunidades existan personalidades públicas con doble Vidal doble moral que quieran estar bien con Dios y con el Diablo.

Todo esto viene a colación, por los últimos acontecimientos acaecidos en la ciudad de New York, con el exgobernador Eliot Spitzer por andar con una prostituta,”profesión” que el combatió cuando era fiscal.

Su sucesor, David Paterson no se queda atrás, también tiene, si da una vuelta a la redonda colas que le pisen, pero como admitió unas horas antes de ser juramentado que tanto el como su esposa habían tenido relaciones extramaritales, todo quedo entre familia, es decir, que sino sucede lo de Spitzer, Peterson hubiese continuado con su doble vida, gastándose 5 mil dólares en flores, otros tanto en hoteles, muebles y vestidos y sobretodo, ayudando a escalar posiciones a sus amantes.

Peterson es una caja de Pandora, con su cara de no romper un plato, creo que le queda corto a Spitzer. El Nuevo gobernador admitió que en su juventud uso cocaína y fumo marihuana, cuantas verdades nos faltan por oír del incumbente,”admiro” su sinceridad, aunque esta este disfrazada según la circunstancia.

Pero no solo Spitzer y Paterson llevaban una muy “buena vida secreta”, demos una repasadita algunas informaciones periodísticas de los últimos tiempos y veremos que tan “moralistas” son los norteamericanos que viven condenando a América Latina Y el Caribe cuando también hacen de las suyas.

Funcionarios acusados de lavado de dinero, senador republicano enviando correos insinuares a jovencitos, funcionarios de inmigración que otorgan tarjetas de residencia a cambio de sexo oral, profesoras teniendo relaciones intimas con menores de edad.

A esta lista hay que agregar el escándalo del exgobernador de New jersey, las hijas del presidente Busch alterando prescripciones médicas, Bill Clinton y sus “enredos” con Mónica Loweinsky.

Si nos remontamos a los anos atrás encontraremos que el presidente Roossevel tenía su amante en la misma casa blancal solo tenia que cambiar de habitación, y encontraba nuevos placeres sin tener que salir de casa.

Mejor ni hablar de los años 60 y las “travesuras” de los Kennedy, en fin, nuestros representantes son unos estuches de monerías.

Debería existir una ley, donde obligue a cualquier persona que opte por un cargo publico, a informar a la ciudadanía su pasado y su presente y entonces sabremos que esperar de su futuro, así nos evitaríamos sorpresas.

Y lo peor del caso es que nuestras figuras públicas les encantan tirarle piedra a la casa del vecino, viviendo ellos en casa de cristal.

2 comentarios:

Roberto dijo...

Moises. Es interesante que alguien rompa el mito de la sociedad perfecta americana. En mi blog trato sobre la sociedad y la politica de la Rep Argentina. Te invito a conocerlo. http://robertourquiza.blogspot.com
Estoy seguro que podemos intercambiar datos útiles para ambos. Yo intento contribuir a mejorar esta sociedad, desintegrada y con rumbo incierto.
Saludos

Roberto Urquiza

Frankismy Moreno Salcedo dijo...

Si nuestro proposito es que ya la sociedad latino americana abra los ojos, y se de cuenta que solo estamos siendo usados como el patio trasero y trataqdos como niños a los que les dices no puedes hacee esto pero yo como adulto si, bajo esa doble moral.